KIDENDA

Inicio

Entrevista a María Jesús Pérez, directora de la cooperativa MCCH -MAQUITA de Ecuador

 
Por Cecilia Santiago del grupo de sensibilización de Kidenda
En su visita a Bilbao el 20 de diciembre 2016 pudimos con versar con María Jesús Pérez quien con su sonrisa y vos firme, nos explicó los puntos fuertes del esfuerzo de miles de cooperativistas que desde 1985 trabajan una economía social y solidaria, agrupadas en 381 comunidades y 275 mil familias en todo Ecuador.
 
Ma. Jesús comenta:
Nuestro trabajo está basado en lo organizativo. La unidad de la población en cooperativas es una parte importante, desde ahí partimos, vamos trabajando juntos la propuesta de qué quieren ellos en su territorio, la
participación es clave para todo tipo de trabajo. Nosotros nos sumamos para ir buscando juntos respuestas desde una mirada de potencialidad no de las carencias. Desde ahí van naciendo las ideas, la propuesta de trabajo, la asociatividad de las personas que es lo más importante y el desarrollo de niveles de productividad desde lo agrícola, artesanal vemos donde estamos y a donde tenemos que llegar para ofrecer un producto de calidad. Trabajamos primero en el mercado local y nivel nacional en redes de distribución en canales de comercio justo.
Pregunta: ¿Cómo se logra incidir a nivel nacional en el precio justo?
Ma. Jesús: Realmente es estar organizados. Solamente esa férrea organización puede hacer frente a las artimañas del mercado normal que usan para no perder el control del precio y del mercado. Por eso la base de todo son las personas. Creer en la propuesta social, de inclusión y no de exclusión. Creer en una propuesta no de rivalidad sino de compartir lo que sabemos. Es un cambio de mentalidad y de corazón.
Pregunta: ¿Cómo han logrado esta gran red de economía social y solidaria?

Ma. Jesús: Se trata de producir mejorando los niveles de productividad para que el producto también salga más competitivo porque no hay que perder nunca de vista al consumidor. Buscamos ese puente directo entre productor y consumidor, precio justo para el productor y para el consumidor. Se trata de tener una mirada integral de todo el proceso del producto. Produciendo bien, mejorando cada día, respetando los ciclos de la Madre Tierra, no contaminándola, no usando agroquímicos sino usando fertilizantes naturales. En algunos productos buscamos la transformación para generar valor agregado, la fruta en mermeladas, fruta deshidratada, la quinoa, incorporada en sopas y en barras, energéticas. En ese caminar del producto hasta que llega al consumidor existe transparencia en la fijación del precio de lo que cuesta un transporte, lo que cuesta el envase, el empaque para enviarlo a la distribución. De la llegada al consumidor hacia atrás hay una serie de eslaones donde buscamos que sean justos porque es orgánico, de calidad, porque las personas que han participado en la elaboración han recibido una remuneración justa.

Para esto el referente es el sueldo básico fijado en el Ecuador a nivel oficial. El producto que sale a nivel internacional tiene otros costes de transportación, de permisos de exportación, de aranceles al ingresar a cada país, esto es lo encarece nuestros productos. Además debemos sumar los costes de la certificación como producto orgánico. Y los sellos de comercio justo y otros más, esto es lo que encarece realmente los productos. Por otro lado entendemos que el consumidor necesita la garantía de la calidad del producto pero es un costo que va al producto. Por esto no estamos de acuerdo en que las grandes multinacional es y las grandes empresas hayan tenido acceso al sello de comercio justo. No podemos comparar los costes de producción de una micro empresa que con tanto esfuerzo se ha logrado establecer con una gran empresa que trabaja por volúmenes (que ojalá respete los volúmenes que ha comprado de materia prima al productor que eso no sabemos). Pudieron haber accedido a otro tipo de sello como el de empresarial de responsabilidad social pero no al sello de comercio justo.

Pregunta: ¿Cómo podemos ayudar a la sensibilizar de la población para participar en esta red de economía social y solidaria?

Ma. Jesús: Lograr una interrelación de mayor información entre las cooperativas y quienes venden los productos en otros países. Compartirles las dificultades que vivimos en el día a día allá. Compartir más la información para conocernos más, que piensa la gente, qué dice el consumidor. Hacer incidencia en el mercado de los sellos de certificación para que haya un mayor respeto porque no podemos competir con una multinacional. Habría que forzar cambios y los que están en el ámbito dirigencial de la certificación tomen conciencia de lo que sufrimos allá y la confusión que le estamos creando los consumidores.

 
 

 

30 de diciembre de 2016

    tienda online

    voluntariado

    Folleto de productos de Comercio Justo para caterings.

    30 años lleva ya el Comercio Justo implantado en España pero es ahora cuando empezamos a ver que esta forma de consumo empieza a acercarse poco a poco a algun...